sábado, 27 de junio de 2009

La educación en línea o e-learning


La educación en línea o e-learning o enseñaje en aula virtual, lleva adelante un proceso educativo intensivo en el uso de recursos tecnológicos, que se orienta a compartir conocimientos al mismo tiempo que por encima de todo incentiva en los participantes el aprendizaje y la capacitación per se, como fin último y no como un peldaño o etapa meramente estratégico/a; obviamente con este nuevo entorno educativo cambian las relaciones entre profesores y alumnos, entre ellos y con el propio medio social, diferenciándose respecto de lo que acontece en los procesos educativos de tipo más tradicional. La propia dinámica de las actividades y las características de las herramientas de que se disponen, incentivan por un lado el trabajo individual y personal, a la par que al facilitarse enormemente la comunicación directa o de información elaborada entre todos los participantes, las actividades grupales y colaborativas son también muy potenciadas. Obviamente el profesor o facilitador tiene un rol destacado en este proceso, aunque el mismo en muchos casos parece tener un protagonismo acotado, ya que la libertad dada a los alumnos es enorme, y si ellos responden a los incentivos y tienen una actitud activa, en muchos casos parecería como que los alumnos comandan y como que el profesor se limita a seguir ese proceso corrigiendo, sugiriendo, aprobando, desaprobando, orientando, marcando fechas de inicio y de fin de actividades. Los recursos interactivos multimedia que se disponen permiten desarrollar el enseñaje en forma no presencial sincrónica o asincrónica, lo cual facilita muchas cosas. Por un lado notoriamente se reducen costos y se otorga gran facilidad a los participantes al independizarlos de espacios, a veces de horarios, y en parte incluso de una definida dedicación horaria. Pero por otro lado con este tipo de enseñanza/aprendizaje se facilita acceder a participantes aislados en zonas rurales o zonas suburbanas alejadas, así como a participantes con especiales limitaciones en sus desplazamientos físicos. El proceso educativo así es más democrático pues superado el acceso a la tecnología proporciona posibilidades más igualitarias. Mención especial puede ser hecha a personas con características especiales, discapacitados motrices, madres embarazadas o con niños pequeños, personas de edad relativamente avanzada, personas que por alguna razón deben permanecer en el hogar por largos períodos de tiempo, etcétera, quienes podrían ser tanto alumnos de aulas virtuales como facilitadores de grupos virtuales, rescatando así a estos individuos de soledades y frustraciones y de autoestima en retroceso, e integrándolos total o parcialmente al conjunto de la población activa.

1 comentario:

Mariela Alvarez dijo...

Aunque la mayoría de las personas piensa que Internet tiene más puntos negativos que positivos; en mi opinión creo que dependerá de cada persona el uso que quiera darle. Hoy en día podemos conectarnos desde la comodidad de nuestro celular y estar informados de lo que suceda alrededor del mundo. Soy estudiante en línea de la UTEL, por lo que la educación a distancia es otra gran ventaja de Internet.